Restauraciones de porcelana

Las coronas convencionales están compuestas de núcleos metálicos rodeados de porcelana color diente. El metal puede generar alergias o incluso reacciones tóxicas en el tejido circundante.

Manchas en la encía alrededor de la corona son otros efectos secundarios del empleo de las coronas dentales hasta ahora empleadas. Si bien es cierto que estono presenta problemas a la salud, no menos cierto es que no es la solución estética más feliz.

La solución ideal

La solución ideal es el uso de coronas y partes de corona de pura porcelana que no contengan metal. Éstas son muy aceptadas por el organismo y no generan alergias ni reacciones tóxicas. Ellas garantizan una estética óptima, nunca cambian de color ni despiden ningún sabor metálico en la boca.

Las coronas de pura porcelana están compuestas cien por ciento de porcelana y lucen igual que el diente natural. Por ello, se aplican especialmente en los dientes frontales. Gracias a que éstas contienen circonjundiócido y por ende, son estables y resistentes a la ruptura como aleaciones metálicas, se pueden emplear en los molares:

La fabricación de coronas de porcelana es muy compleja, ya que se hacen en varias etapas de freseado, horneado y prensado. Son mas livianas que las de metal u oro y cuentan con menor conductividad de calor.

Éstas existen en distintos tonos de blanco. Como su color se debe adaptar al del diente natural, las coronas de porcelana garantiizan una apariencia extremadamente perfecta. Tiene una vida útil mayor a la de coronas de oro y, con buena higiene, alcanzan hasta los 30 años.